domingo, 30 de octubre de 2011

La voz dormida. Dulce Chacón


Título original: La voz de dormida.
Autor: Dulce Chacón.
Editorial: Alfaguara.
Colección: Hispánica
ISBN: 9788420406589
Año de publicación: 2002
Nº páginas: 392



Quizá el tiempo se mida en palabras. En las palabras que se dicen. Y en las  palabras que no se dicen” La voz dormida. Dulce Chacón.

Aún con la novela recién leída, y con ese cúmulo de sensaciones que todavía me envuelven me dispongo a escribir la reseña sobre la novela “La voz dormida” de la escritora extremeña Dulce Chacón. Precisamente ahora, que ha sido llevada al cine por el director Benito Zambrano, aunque este blog sólo tiene como finalidad hablar de libros, me voy a permitir al final de la reseña dar mi opinión sobre la adaptación llevada a la pantalla grande.

Tal y como comenté cuando hice la reseña de la novela “La enfermera de Brunete” de Manuel Maristany, en esta novela vamos a ver el drama de la Guerra Civil vista desde el otro bando, el perdedor. Aunque en realidad la novela discurre al final de la guerra, en la feroz represión contra el bando perdedor.

La novela comienza en la Cárcel de Mujeres de Ventas (Madrid) en donde asistimos a la dureza de las condiciones carcelarias en las que viven las presas. Conoceremos a varias de ellas: A Hortensia que está embarazada y esperando juicio por ayuda a la rebelión, A Elvira , esa chiquilla, casi una niña, pelirroja y hermana de Paulino, A Tomasa esa extremeña que nunca recibe visitas, A Reme la reclusa que tiene 4 hijas y un niño tontito… Veremos las condiciones de extrema dureza a la que son sometidas. También conoceremos a Pepita, la hermana de Hortensia, Tensi como la llama su familia, que acaba de llegar de Córdoba. Cuando sabemos que Tensi, que ha sido condenada a muerte, su hermana Pepita, tendrá un papel fundamental en la historia. También conoceremos al hermano de Elvira, Paulino que junto con el marido de Tensi, Felipe, seguirán luchando en la clandestinidad para acabar con el régimen… (Y no voy a contar mucho más para no reventar el final a las personas que aún no la hayan leído).

Novela dura, en su planteamiento y escrita con el sentimiento y con el corazón. Texto que nos enseña a ver la grandeza del ser humano en su resistencia al sufrimiento y a luchar por los valores en los que cree,  sean cuales sean.  Sin duda alguna estamos ante una novela descarnada, dura  pero con un punto final lleno de esperanza en la condición humana.

La voz dormida es una novela coral, en la que aparecen decenas de personajes que van transitando por sus páginas, y en la que la autora no se va a detener solamente en contarnos la peripecia de los protagonistas. Irá más allá y partir de decenas de pequeñas “historias” nos irá desgranando la Historia. Cuando la leía no podía evitar pensar en una  Obra Maestra de la novela en lengua castellana que es “La Colmena” de nuestro premio Nobel Camilo José Cela, ambas inspiradas en el mismo momento histórico. Y casi podría asegurar que de algún modo u otro, tanto por su temática, como por su concepción formal, Dulce Chacón debió de inspirarse en ella.

Dentro de esta reseña me gustaría detenerme un instante para considerar, someramente dadas las limitaciones de esta reseña, el uso que hace la autora del narrador en la novela. A lo largo de la novela está la presencia de un narrador omnisciente, que a veces nos habla en futuro o bien en tiempo  presente, mientras que los personajes, obviamente, dialogan en presente. El efecto estético y dramático que consigue Dulce Chacón por momentos es genial dependiendo del uso del tiempo verbal del narrador. Tal vez sea éste uno de los detalles “técnicos” que más me han impresionado. También me ha parecido muy correcta la caracterización de los personajes por su manera de hablar, por su modo de expresarse. Personajes con resentimiento, con odio, con dolor, como no podía esperarse menos de estos personajes enfrentados a tanto sufrimiento (por ambas partes). En esta guerra, como en todas las guerras y más áun en las civiles, todos perdieron…



Precisamente hablando de ese mundo enfrentado entre personajes de ambos bandos, no me resisto a citar como un ejemplo el caso del matrimonio de D. Fernando y Doña Amparo. Veremos que son los señores que toman a su servicio a Pepita cuando llega a Madrid. D. Fernando fue médico pero a partir del trauma que le supusieron los sucesos de los fusilamientos de  Paracuellos, queda traumatizado y abandona la medicina para trabajar de contable, a pesar de que su padre y hermano son muy afectos al nuevo régimen. Desde entonces y hasta que D. Fernando vuelva a su carrera como médico, Doña Amparo se niega a tener la más mínima relación con él. Únicamente se  verán para ir cogidos de la mano a Misa el domingo. En este punto D. Fernando acaba de llegar de operar, clandestinamente, a Felipe, el marido de Hortensia, que está herido con un balazo. Observad como Dulce Chacón nos narra la impaciencia de Doña Amparo esperando la llegada de su marido:

“ La luz de la torre está encendida. Don Fernando escucha el taconeo de su esposa desde el piso de inferior. Por último el ritmo de sus pasos. Sabe que ha estado esperando inquieta su llegada.
Sabe que camina de un lado para otro. Y que lo hará durante un rato más, pisando fuerte, hasta que considere que él se dé por enterado de que es tarde. Es tarde. Y ella está despierta. Es tarde, para llegara a casa. El sonido de los tacones se aplacará poco a poco. Después, cesará. Y Don Fernando la oirá llorar. Como otras veces. Él se acercará a la escalera, le dará cuerda al reloj del pasillo, y hará el ruido necesario, el justo, para que Doña Amparo sepa que la está oyendo llorar. A él le gustaría subir, decirle que áun la ama. Y a ella, bajar. Pero ninguno de los dos romperá el pacto. Dormirán separados, sabiendo que la distancia entre ellos es cada día mayor, y esperarán al domingo para cogerse del brazo. Ambos llevan casi dos años esperando al domingo”.

En este hermosísimo fragmento, tan bellamente narrado, la autora nos muestra su oficio y su maestría a la hora de escribir y transmitir esas emociones calladas en las que aparentemente no sucede nada. Podría poner muchísimos más ejemplos del dominio literario y de la sensibilidad artística que tenía la autora, no en vano comenzó su carrera literaria como poetisa. De hecho tiene momentos, pequeños detalles, de un lirismo y de una sensibilidad arrebatadora en contrapunto con la brutalidad de los hechos que narra. Valga como  un pequeño ejemplo de su lirismo, de su prosa poética éste: “La culpa le duele en la conciencia y se le enreda en los ojos cuando mueve las pestañas”

En mi opinión estamos ante una novela redonda, bien rematada y bien hilvanada a lo largo de sus tres partes. Sin duda recomiendo su lectura, en estos tiempos de best-sellers prescindibles y de auténticos bodrios literarios.

Por último, y tal y como dije al principio de esta reseña, me gustaría decir una palabras sobre la adaptación cinematográfica de la novela. No pretendo hacer una valoración de la película como tal, para eso ya hay otros compañero/as blogueros que saben mucho más que yo de cine. Lo único que quería precisar es que el guión de la película, del propio director, Benito Zambrano, y de Ignacio del Moral, se permite muchas licencias que no corresponden de ninguna manera con la novela. A parte de comerse prácticamente la mitad de la novela. En mi opinión resulta un poco presuntuoso decir que es una adaptación de la novela de Dulce Chacón. Para que os hagáis una idea la película termina con la ejecución de Tensi, y eso ocurre en la mitad de la novela. Así , que si os gustó la película razón de más para leer la novela  que os aclarará algunos cabos sueltos que quedan en la película.

Finalmente y como ya comenté en la reseña de “La enfermera de Brunete” mi labor no es enjuiciar la Historia, sino simplemente opinar y criticar obras literarias, al fin y a la postre, obras de arte. Mi reino, como ya decía, es el de las Letras. Y bajo estas premisas creo que estamos ante una novela de las grandes, de las realmente importantes que con toda seguridad con el paso de los años entrará , por mérito propio, en la historia de la literatura española. Por lo que creo que mi valoración más adecuada sería de un  8,25/10.


© Luis Alberto Cao

2 comentarios:

  1. Me gustó la película pero muchísimo más la novela.

    ResponderEliminar
  2. Considero a La voz dormida,como uno de los libros más terribles que he leido, pero también más bellamente escritos. Que escritora Dulce Chacón, muerta tan prematuramente. Que pena. tengo pendiente leer algo más de ella.
    La historia de cada una de esas mujeres, si tienes sangre en las venas no la podrás olvidar nunca. Y pensar que está inspirada en hechos reales. La maldad del hombre realmente no tiene límite.
    Gracias por tu reseña Luis, y ya con lo que contaste no veré la pelicula. Saludos.

    ResponderEliminar