miércoles, 7 de diciembre de 2011

Un grito de amor desde el centro del mundo. Kyoichi Katayama

Titulo original: Sekai no chushin de ai wo sakebu
Traducción: Lourdes Porta
ISBN: 9788420472652
Editorial: Alfaguara
Año de publicación: 2008
Páginas: 192

Estamos ante una bellísima novela, como analizaremos paso a paso, que aborda con esa delicadeza propia de la sensibilidad oriental, el sentimiento del dolor por la persona amada. Sin duda “Un grito de amor desde el centro del mundo” es una novela de sentimiento, que trata el tema de la pérdida de un modo exquisito, explorando en lo más profundo de las raíces del dolor. Mientra la leía no he podido evitar recordar otra obra que de un modo magistral trataba el tema, pero desde una perspectiva occidental y cristiana. Se trata de “Una pena en observación” de C.S. Lewis, que éste escribió a modo de reflexiones tras la muerte de su esposa Joey Grishman a consecuencia de un cancer de huesos.


En primer lugar y, antes de entrar en materia, como es habitual voy a pergeñar una breve sinopsis argumental de esta interesante obra: Esta novela narra la historia de dos adolescente Sakutarô y Aki y de un amor vertiginoso y profundo que les unirá para siempre. Al comienzo asistimos a la ceremonia de esparcir las cenizas de Aki en un lugar virgen y apartado de Australia, para respetar su última voluntad. Esto nos retrotraerá a la época en la que se conocieron. Ambos eran delegados de curso y por eso se veían a menudo en reuniones. De hecho en la escuela prepararon la obra Romeo y Julieta de Shakespeare, interpretando a los dos protagonistas. Al poco tiempo Aki cae enferma, padece una leucemia y en ese momento es cuando todo se tambaleará en sus vidas….


Hacía mucho tiempo que no leía una novela con un comienzo tan magnífico y tan impactante. Un inicio de esos que, en mi opinión, dejan huella y marcan el tempo y el devenir posterior de toda la novela.


“Aquella mañana me desperté llorando. Como siempre. Ni siquiera sabía si estaba triste. Junto con las lágrimas, mis emociones se habían ido deslizando hacia alguna parte. Absorto, permanecí un rato en el futón hasta que se acercó mi madre y me dijo: «Es hora de levantarse”.


En esta novela juega un papel preponderante el tiempo climatológico y la naturaleza, ya que van, punteando y subrayando toda la parte emotiva de la novela, ya sea por analogía o por oposición. Nada más empezar vemos que está nevando, oponiendo la blancura inmaculada de la nieva con la negrura del dolor y de este modo Katayama nos predispone a entender el estado de ánimo del protagonista. Veremos como en el apogeo del amor de la pareja estará descrito por el desbordamiento de la naturaleza en la primavera y el luminoso y cálido estío. El texto es tremendamente plástico en sus descripciones. En este fragmento creo que queda muy claro:


“Por más maravilloso que sea el paisaje que tenga ante los ojos, nunca me emocionaré, la más hermosa de las vistas no me gustará. Ha desaparecido la persona que me hacía desear ver, saber, sentir…, incluso vivir. Ella ya no volverá a estar jamás a mi lado”





La obra está narrada por Sakutarô y esa elección de la voz narrativa por parte de Katayama es, en este caso, uno de sus grandes aciertos, ya que el autor nos va a narrar una historia profundamente personal y emotiva. Novela de sentimientos contenidos, que requiere una lectura pausada y reflexiva. Vemos que aunque el dolor que sufren los protagonistas es inmenso, sin embargo, todo ese dolor esta tamizado por ese espíritu zen del pueblo japonés. Para nosotros los occidentales, y muy especialmente los pueblos latinos, tan dados a las demostraciones grandilocuentes de los sentimientos, y del dolor por supuesto, esta manera de entender la vida, nos puede resultar chocantes.


En cuanto a los personajes, el personaje de Aki está apenas bosquejado, y resulta muy plano. Le falta mucha más vida. Apenas podemos vislumbrar lo que siente, lo que piensa y su forma de ser más íntima. Cosa que , por el contrario, no ocurre que Sakutarô que sí es un personaje con suficiente entidad. Otro de los personajes importantes de la novela es el abuelo de Sakutarô, un anciano que durante más de 50 años estuvo enamorado de una mujer con la que, por las convenciones sociales, no pudo casarse. Con la ayuda de su nieto, consigue “robar” del cementerio una parte de las cenizas de su amada, para que algún día sus cenizas estén unidas. El abuelo cita un antiguo poema chino.


“Tú yaces aquí durante largos días de verano y durante largas noches de invierno. Dentro de muchos años yo también descansaré junto a ti. Espero en paz a que llegue ese día” (poema chino).


Para nuestro gusto occidental está relación de pareja puede resultar un tanto desconcertante. Me explico. Vemos que es una relación muy romántica pero a su vez tremendamente casta y exenta de pasión amorosa. Evidentemente tenemos que ponernos en el lugar de la cultura japonesa, tan diametralmente opuesta a la nuestra. Con estas pautas de interpretación es como hay que leer este relato, intentando ponernos en su mentalidad. El autor pasa muy de puntillas, sugiriendo, muy por encima, la relación sexual que, por primera vez, mantienen en la isla, y lo hace de un modo exquisito. Como si lo velará premeditadamente para potenciar ese efecto “mágico” y especial que representa para la pareja. Lo que no me ha gustado mucho es que el texto está claramente dirigido a la parte dramática de la muerte de Aki. Sin embargo, todo el relato de su noviazgo, de la felicidad de su relación, como decía anteriormente parece estar velado y tratado un poco de soslayo.


La novela está trufada de homenajes y alusiones a la literatura japonesa. Cabe destacar, y es muy de agradecer, el trabajo de Lourdes Porta, la traductora de esta novela y de Murakami, que gracias a su muy cuidada edición, profusamente anotada y comentada, nos va guiando en todas esas referencias literarias, tan desconocidas para el público occidental. También hay un clarísimo homenaje a Marcel Proust, autor de la monumental “En busca del tiempo perdido”, cuando a partir del olor de un magdalena da lugar a desencadenar todos los recuerdos que narra. En “ Un grito de amor desde el centro del mundo” ese desencadenamiento de los recuerdos le vienen a Sakutarô al escuchar el ruido que hace Aki cuando mordisquea unas galletas. Todo esto no hace más que reforzar este carácter de canto a la nostalgia y a la persistencia de los recuerdos que tiene este texto.


Desde un punto de vista técnico la novela está narrada de un modo acronológico, a base de narrar hechos que han ocurrido en el pasado y en el presente. Esta manera de contar la historia es uno de sus grandes aciertos. Está narrada magistralmente y con mucho oficio nos va guiando a través de los recuerdos y como éstos influyen en el “presente” desde el que se nos narra la novela.


En la novela Katayama también explora el sentimiento de la culpa. Al principio de la novela Sakutarô escribe una carta a un programa de  radio, sabedor de que Aki escucha esa emisora. Es un programa para dedicar canciones, pero como reciben tantas sería complicado que eligiesen la suya. Para intentar atraer su atención explica que es para una chica muy  especial que está enferma de leucemia. Al poco tiempo Aki enfermerá de leucemia. Y todo esto, le añadirá un sentimiento adicional de culpa al sufrimiento de la enfermedad su novia.


El amor de Sakutarô y Aki es profundo y desborda los límites del tiempo y el espacio. Esa idealización absoluta del amor queda claramente explicada por el propio Sakutarô:


Pero enamorarse de alguien significa pensar primero en el otro. Si yo sólo tuviera un poco de comida, querría dártela a ti. Si yo tuviera muy poco dinero, antes que comprarme algo que me gustara a mí, te lo compraría a ti. Y, sólo con que tu me dijeras que estaba bueno, ya se me quitaría el hambre. Y, si tú estuvieras contenta, también lo estaría yo. El amor es eso, ¿crees que hay algo más importante que eso?”


Uno de los momentos mas interesantes y con más contenido, es la conversación que, una vez fallecida Aki, tienen Sakutarô y su abuelo. Es una conversación profunda en la que ambos bajos sus maneras de entender la vida, hablan sobre el hecho de la muerte y la vida después de ella. Y cómo la diferencia de años y de vivencias les dan un matiz distinto en la percepción de esa verdad absoluta como es la muerte.


Como comentaba más arriba, el inicio de la novela es, simplemente, magnífico pero el final no tiene nada que envidiarle. En el último capítulo cuando han transcurrido varios años desde la muerte de Aki, Kyoichi Katayama consigue emocionarnos del modo que describe esos recuerdos. Y me gustaría especialmente destacar la belleza y la emotividad de la escena de cómo esparce su novio las últimas cenizas de Aki, con ese final tan poético (no cuento más para no reventarlo).


En resumen, “Un grito desde el centro de la tierra” es una novela de encarecida lectura, por su belleza y su contenido. Por esa reflexión introspectiva sobre el hecho de la muerte y de la desaparición física de la persona amada. Sé que puede, para algunas personas, resultar un poco difícil de leer , tal vez no sea esa la palabra, más que nada porque la literatura oriental, japonesa en éste caso, está muy alejada de la literatura occidental. Novela narrada con ritmo pausado, escuchando a la naturaleza y a las emociones. Pero creo que si superamos este prejuicio resultará una lectura muy provechosa. Por otra parte, hablamos de una novela muy valiente y verdadera, porque desde el principio de la novela ya sabemos cómo va a terminar. He ahí, precisamente donde radica el mérito y el arte de este gran escritor y artista. Novela breve, de menos de 200 páginas, pero a la que no le sobra ni una página. Cosa de agradecer en estos tiempos que están de moda novelas de más de 1000 páginas a las que casi les sobra la mitad.


Dicho todo lo cual y valorando todo lo referido en la presente reseña  creo que la puntuación que haría más justicia a “Un grito de amor desde el centro del mundo” de Kyoichi Katayama, sería de un  8,25/ 10.


© Luis Alberto Cao

(El video que he colgado aquí debajo ilustra con mucha belleza el espíritu y el sentimiento de esta novela, creo que su visionado es un bonito colofón a esta reseña)


9 comentarios:

  1. Saludos desde Montevideo (Uruguay) y felicitaciones por su blog. Soy una fan de su blog desde que empezó y es un placer leer sus crónicas tan bien hechas. Me ha apasionado su crónica sobre esta novela, hecha con tanta sensibilidad y el vídeo es precioso. Se nota que sus crónicas están muy trabajadas y los libros muy bien leídos con mucha atención. No como muchos otros blogs que las crónicas son chapuceras y hechas sobre libros de oídas. Mis felicitaciones y siga así, es el mejor.

    ResponderEliminar
  2. La literatura japonesa es una gran desconocida para mí, aunque últimamente, especialmente en thrillers y novela negra, parece que se está poniendo de moda, por decirlo de algún modo. Una excelente reseña que al leerla entran ganas de correr a comprar el libro.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por vuestros elogiosos comentarios, la verdad es que me dejáis sin palabras. Por gente como vosotras merece la pena continuar con este trabajo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. El vídeo es poesía hecho imagenes! Quién pudiera estar en cualquiera de esos rincones... Un beso. Dama.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho este blog.
    Te conocí en Google +;
    Ya te estoy siguiendo.

    ps. Es que de tanto en tanto a mi pluma se le antoja escribir.
    Te espero

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Fantástico blog. Supe de ti en Google+, y luego de visitar tu bitácora literaria, decidí seguirte. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Que interesante reseña, también conozco poco de la cultura japonesa y estoy comenzando a leer algunas creaciones de sus escritores.
    Un gusto pasar por aquí, te sigo!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. Acabo de terminar la novela, y me ha parecido una historia preciosa, coincido contigo creo que en casi todo, el personaje de Aki es para mi gusto el más difícil de entender, ya que su forma de pensar y sentir es mas inalcanzable... quizás sea por meterte tanto en la persona de Sakutaro, al ser la narración en primera persona, todo lo ves desde los ojos de el, todos sus sentimientos, alegrias y penas... en definitiva me ha gustado mucho, me la he leído en nada!!!!

    ResponderEliminar
  9. yo debo decir que me la acabo de leer,y para mi es una belleza de libro,esta bien escrito,narrado,y lo que mas me ha gustado ha sido esas platicas con su abuelo,maravillosas,como describen el estar vivo y el despues de haber muerto,muy bello recomiendo que lo lean yo le doy un 10.

    ResponderEliminar