sábado, 24 de noviembre de 2012

La historia del amor. Nicole Krauss


Título original: The history of love.
Autora: Nicole Krauss
Traducción: Ana María de la Fuente
Editorial: Salamandra.
Colección: Letras de bolsillo.
ISBN:  978-84-9838-002-6
Páginas: 288.




“A veces, yo pensaba que la última página de mi libro y la última de mi vida habían de ser la misma, que cuando mi libro terminara yo terminaría, que un vendaval barrería mi casa llevándose las páginas y, cuando todas esas hojas blancas salieran aleteando por la ventana, la habitación quedaría en silencio y mi silla estaría vacía”. (La historia del amor. Nicole Krauss)




“La historia del amor” es la segunda novela de la escritora norteamericana Nicole Krauss (su primera novela fue “Llega un hombre y dice”), texto que ha venido precedido de unas críticas que ofrecen una valoraciones muy dispares y en algunos casos, casi, antitéticas. Precisamente esa disparidad de opiniones, tan radicales en algunos casos, ha sido, entre otras, la razón por la que he decidido leerla con espíritu crítico y analizarla con todo detalle.



En primer lugar, como es habitual, y como toma inicial de posición ante “La historia del amor”, me gustaría precisar, de un modo ineludible, algunos puntos previos. He tenido que tomarme un largo período de reflexión, porque me he sentido bastante desorientado tras su lectura, por decirlo de un modo un poco brusco, inmediatamente después de su lectura me quedó la duda de si se trataba de “una obra maestra” o de “una tomadura de pelo”. Precisamente por ese motivo, he vuelto a leer por segunda vez la novela con un mayor rigor crítico y teniendo a mano los apuntes tomados en mi primera lectura. Tras esta segunda lectura, depurativa, y  después de ese obligatorio período de reflexión y análisis, tan necesario para despojar y tamizar esas impresiones antitéticas incompatibles con un análisis literario serio, y después de una semana desde que cogí el libro por primera vez, creo que ya puedo sentarme ante el ordenador para redactar este análisis sobre “La historia del amor”.



A modo de una primera toma de posición me gustaría apuntar que se trata de un texto tremendamente denso y complejo de leer, fundamentalmente por esa enrevesada estructura narrativa que obliga a un esfuerzo adicional, en algunos momentos titánico, por parte del lector. En mi opinión, creo que este exceso de “barroquismo” termina por resultar superfluo y excesivo. Da la sensación que la autora ha querido escribir una novela “de culto” y para reforzar  esa percepción  ha querido presentarnos un texto deliberadamente, alambicado. Y al menos, esa es mi opinión, la auténtica obra de arte se apoya en la sencillez, en esa capacidad de los grandes artistas de hacer sencillo lo difícil y no al revés.  Sobre todo porque la técnica literaria no tiene que ser un fin en sí mismo sino, más bien, un vehículo en aras a contar una historia (y no para entorpecerla). Pero, más adelante, ya entraremos en un análisis mucho más pormenorizado de éste y de otros aspectos de la novela.



Como suele ser habitual y, fundamentalmente, con el fin de situar al eventual lector de esta reseña en el ámbito de temático en el que nos movemos, creo que lo más pertinente y adecuado será pergeñar, aunque sea someramente, una breve sinopsis argumental de la novela “La historia del amor” de Nicole Krauss, para lo cual vamos a citar, textualmente, la reseña que, con este fin, nos presenta la propia editorial Salamandra.



“Leo Gursky, cerrajero polaco jubilado en Nueva York, cuya obsesión es «no morirme un día en que nadie me haya visto», recibe misteriosamente el manuscrito de un texto que creía perdido, acompañado de una enigmática carta. Instalado en el ocaso de su vida, esta sorpresa lo lleva a bucear en los recuerdos de su lejana juventud, recuperando emociones que suponía enterradas. No muy lejos de allí, la quinceañera Alma Singer padece los dilemas y conflictos de su edad. Hace ya ocho años que su padre murió de cáncer y ella ha decidido que es hora de que su madre deje de estar triste, o sea, se dispone a encontrarle un nuevo marido. Cuando en su camino aparece La historia del amor, una novela rara, escrita en yidis, publicada en español y comprada por su padre en una librería de Buenos Aires, los interrogantes se suceden. ¿Por qué su padre se la regaló a su madre muy poco después de conocerla? ¿Quién era su autor? ¿Y quién es el misterioso hombre que ha encargado a su madre que traduzca el libro al inglés? Como en una afinada composición musical, la intensidad de la historia va aumentando progresivamente hasta que los pasos del anciano que busca reconciliarse con su pasado y la adolescente que quiere poner remedio a la soledad de su madre se entrecruzan mediante una ingeniosa y compleja trama cuyos hilos convergen en un final inolvidable. Con un tono intimista y envolvente, la autora ha logrado lo más difícil, contar una verdadera historia de amor en el sentido más amplio y profundo de la palabra, una historia llena de pasión y melancolía que conmoverá a todo tipo de lectores.”




Voy a empezar, propiamente, esta reseña permitiéndome contar una pequeña anécdota al respecto. “Dicen que salían del cine dos amigos, después de ver una película de arte y ensayo, y uno le dijo al otro: - Esta película debe ser magnífica, porque, la verdad, no he entendido nada”. Tras esta anécdota, por llamarla de alguna manera, pienso que se esconde una gran verdad. Intentaré ser lo más sistemático posible a la hora de abordar el estudio y análisis de la novela. Para lo cual empezaremos estudiando su arquitectura narrativa. La división formal de la novela es en capítulos y en cada uno de los ellos aparecerán diferentes voces narrativas que nos irán relatando, de ese modo perspectivista la trama de “La historia del amor”. Aparecen claramente tres voces narrativas claramente independientes y diferenciadas,: la de  Leopold Gursky, la de Alma Singer y la de Zvi Litvinoff. En todos los casos los narradores utilizan el tiempo pretérito y además es especialmente reseñable y meritorio como la autora distingue, por su forma de escribir y expresarse, a los narradores. Esto último resulta especialmente evidente en el relato de Alma Singer que estilísticamente diverge  ostensiblemente de los demás (no entraré en un minucioso análisis porque desbordaría excesivamente la finalidad de una reseña literaria, acercándose más a un comentario de texto). Por otra parte, la autora nos presenta un relato acronológico que, francamente complica aún más su lectura y comprensión. Pero, aún hay más, durante toda la novela Nicole Krauss nos va introduciendo fragmentos de la novela “La historia del amor”, en un segundo nivel narrativo, que, en mi opinión, poco o nada aportan al relato central de la novela, sino que únicamente sirven para desorientar aún más al lector. Finalmente al final de la novela tendremos una nueva voz narrativa,  a partir de las páginas del diario de Bird (el hermano pequeño de Alma). Profundizando en el análisis se pueden constatar algunos errores e incoherencias que, obviamente, en un texto tan farragoso, desde un punto de vista formal, sería poco menos que milagroso que no aparecieran. En cualquier caso “La historia del amor” no soporta un análisis profundo, intentando desenmarañar la madeja, porque tiene muchas lagunas, incoherencias e imprecisiones.





 
Otro de los problemas que, en mi opinión, complican la lectura de este libro es que la autora da por supuesto que el lector está familiarizado con la cultura y las tradiciones judías. Para intentar comprender la novela he tenido que detenerme, con mucha frecuencia, para buscar en Internet multitud de términos. Echo de menos una edición más cuidada, con notas a pié de página para facilitar la comprensión de la novela o, cuanto menos, un glosario final. Está aculturación que da por obvia la autora, evidentemente no es así.




Sin duda alguna el mérito principal de esta novela es el personaje de Leo Gursky. En esta creación la autora sí consigue emocionarnos, por momentos, con su convincente diseño. Un personaje de carne y hueso, con personalidad, que consigue atraparnos e introducirnos en su compleja psicología de hombre desengañado, abandonado y solitario. Por así decirlo, la novela se sustenta en todo el relato de este personaje, porque, honestamente, los otros relatos, en mi opinión, quedan muy por debajo de éste. Por otra parte el resto de los personajes no están, ni muchos menos, a su altura. Particularmente me ha decepcionado como la autora trata, por decirlo de alguna manera, al personaje de la madre de Alma, que, sin duda alguna, queda infravalorada siendo tan importante en el desarrollo de la trama de la novela. También me gustaría que el lector reparase, muy especialmente, en el personaje de Bruno, el amigo de Leopold. Tras el estupor que me produjo este personaje en la primera lectura, su segunda lectura me ha corroborado su absoluta incoherencia.... y no digo más.



Por otra parte, y ya entrando en la parte del análisis de la propia trama que sustenta la novela, en líneas generales me ha decepcionado, porque en muchos casos las situaciones están muy forzadas, muy metidas con calzador, así como, también, esa sucesión de hechos más o menos casuales que, insisto, violentan en exceso la propia coherencia interna, imprescindible en un texto literario. Sin embargo, “La historia del amor” es un claro homenaje a la literatura que desborda de detalles que denotan, sin duda alguna, que la autora es una gran enamorada de la literatura. Me ha llamado la atención que en un momento dado de la novela la madre de Alma está leyendo a Cervantes. La novela vuelve a explorar, una vez más, el tema de la sublimación de nuestra gris y desesperanzada existencia por medio de la literatura y su capacidad para subsumir la realidad.



A modo de resumen y para no alargarme mucho más, creo que “La historia del amor” es un texto excesivamente presuntuoso por parte de la autora. Una novela, probablemente, escrita con la intención de convertirse en una “novela de culto”, incluso me atrevería a decir pedante, para lo cual Nicole Krauss ha complicado todo lo que ha podido una historia que narrada de un modo menos “pretencioso” podía haber resultado una hermosa novela. Como reflexión final me gustaría decir que, teniendo en cuenta las cosas positivas de la novela, que por supuesto las tiene, Nicole Krauss, no debería a estas alturas de su incipiente carrera literaria haber buscado una estructura narrativa tan complicada que, sin duda alguna, se le va completamente de las manos.



Dicho todo lo cual y en atención a todo lo referido a lo largo de la presente reseña e intentando ser lo más fiel a mi manera de entender el arte literario, creo que la puntuación que más ajustada a la novela “La historia del amor” de la escritora norteamericana Nicole Krauss, sería de un 5,75/10.
© Luis Alberto Cao

(Para ilustrar la reseña os dejo un video de la entrevista que se le hizo a Nicole Krauss ha propósito de la publicación de su novela "Great House")


14 comentarios:

  1. Hay autores que buscando la calidad en sus novelas se embarcan en obras que es imposible que lleguen al lector. No siempre es mejor contar historias de forma complicada, con una técnica rebuscada y alardeando de conocimientos. Un libro así, me tira para atrás.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario amigo thetimeeater. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, como siempre amiga Albanta, por tus comentarios siempre tan atinados... Como es habitual vuelvo a estar de acuerdo con tu opinión. Gracias por enriquecer este blog con tu opinión. Un beso

    ResponderEliminar
  4. A mi casi me parece mas cosa de la traducción, porque leyendo la versión en ingles me ha parecido muy muy fluida.

    ResponderEliminar
  5. No comparto la crítica relativa a la dificultad de la novela, en el sentido de que el hecho de que una novela sirva como reto intelectual siempre me ha gustado. "Ulises" es una obra maestra que trata al lector como un igual con capacidad suficiente como para entender lo complicado. No digo que éste sea el caso respecto a "La historia del amor", porque aún no la he leído, tan sólo que para mí es algo positivo lo que en esta reseña se considera un demérito. Eso sí, respeto todas las opiniones al respecto. Sólo pretendo dar mi punto de vista, precisamente por diferente, porque creo que puede enriquecer el debate.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por tu opinión amigo José Guedes. El problema de "La historia del amor" es que no es el "Ulises" y que, por supuesto, como escritora, Nicole Krauss no es, ni remotamente, James Joyce. Un abrazo amigo y, de nuevo, muchas gracias por enriquecernos con tu opinión.

    ResponderEliminar
  7. Una aclaración sobre mi opinión: valoro tremendamente el trabajo que El bachiller Luis Alberto Cao se toma para realizar cada reseña. Si no fuese así, no leería este blog ni participaría en él. Cualquier comentario de los que he hecho han sido realizados desde el más sincero respeto y gratitud. Espero no haberle incomodado y si lo he hecho, le pido disculpas.

    ResponderEliminar
  8. Gracias de nuevo amigo José Guedes por tu opinión y, por supuesto, que, de ninguna manera, me he sentido incomodado por tu comentario. Todo lo contrario, ha sido un comentario tremendamente educado y enriquecedor. Un abrazo amigo y estaré encantado de seguir contando con tus opiniones.

    ResponderEliminar
  9. Hola en mi opinión definitivamente no es un gran ojeto literario pero es una novela entretenida, que pudiera haber sido mejor, estoy de acuerdo, porque material había. También estoy de acuerdo que muy probablemente en la traducción se haya hecho un poco más complicada; así como en que lo mejor sería que hubiera tomado la atención de hacer el glosario de terminología hebrea. No se me hizo que tenía dificultad el hilo de la novela aún con los movimientos de los tiempos, como son pocos los personajes, es fácil rápidamente estacionarse en el tiempo que se menciona. Me gustó la novelita, etretenida.

    ResponderEliminar
  10. Yo la estoy leyendo y me parece entretenida y para nada dificultosa.

    ResponderEliminar
  11. A mi me parece una novela entretenida y nada complicada.

    ResponderEliminar
  12. Sólo comentare que soy gran fan de este blog y de este libro que leí con unos quince o dieciséis años! Me encantó, sentí la necesidad de releerlo al acabarlo y siempre lo recomiendo! Jaja ahora que estudió la carrera de letras me encantaría releerlo con la mirada critica, aunque supongo que igual me gustara mucho.
    Por lo de la cultura judía, no se nada pero recuerdo que eso jamás me detuvo...y aún recuerdo qu se supone que es un lamed

    ResponderEliminar
  13. No puedo estar más de acuerdo contigo en todo.
    Que resulte más o menos interesante esta novela (a mí no), está escrita, como tú dices, de un modo barroco y hecho aposta. Yo he sacado la impresión de que esta señora no sabe redactar (No creo que sea problema de la traductora). Quizá, como dice alguien, si la lees dos o tres veces seguidas te enteres de algo, pero, la verdad, a mí no me merece la pena.

    ResponderEliminar