miércoles, 9 de octubre de 2013

Dispara, yo ya estoy muerto. Julia Navarro



Título: Dispara, yo ya estoy muerto.
Autor: Julia Navarro.
Editorial: Plaza & Janés Editores.
ISBN: 9788401354694
Páginas: 912.
Fecha de publicación: 29 de agosto de 2013.
Precio: 22,90 €




“ A veces el mal está en los ojos
del que mira y no en lo que ve”.


“ Hay momentos en la vida en los que la única manera
De salvarse uno mismo es muriendo o matando…”

(Dispara, yo ya estoy muerto. Julia Navarro)





Hace bastantes días que terminé de leer, por segunda vez, “Dispara, yo ya estoy muerto” de la escritora madrileña Julia Navarro. Y he dudado mucho sobre si debía escribir esta reseña y, por otra parte, cómo debía escribirla y enfocarla. Todos los lectores habituales de este blog literario sabéis que una de las máximas irrenunciables que figuran en el ideario de este blog es el máximo respecto a los autores pero, por otra parte, la máxima honestidad intelectual a la hora de abordar las críticas. Y ha sido precisamente esta dicotomía la que me ha hecho dudar, hasta el último momento, la conveniencia o no de publicar esta crítica. Conocedor de las dificultades y los sacrificios que imponen a los autores la creación de una obra literaria siempre me resulta especialmente duro tener que dar una mala crítica de una novela; sin embargo, esto no sería óbice, para defraudar la confianza de mis lectores que, como me habéis comentado muchos de vosotros que habéis tenido la amabilidad de comentármelo en mi correo electrónico, deseabais saber mi opinión al respecto de esta novela que, por otra parte, llena los anaqueles de las librerías y copa los primeros puestos de los libros más vendidos.



Nada más empezar esta crítica comentaba que he tenido que leer dos veces las más de 900 páginas de esta extensa novela que, con toda honestidad, debo reconocer que, en algunos momentos, me ha resultado excesivamente lenta en su desarrollo y de un rumbo, cuanto menos, dubitativo por parte de su autora. Aún así, como es habitual he leído con toda meticulosidad la novela buscando sorprenderme gratamente con algún detalle técnico pero, por desgracia no he conseguido encontrarlo. A pesar de una segunda lectura en la que intenté, sin éxito, poder desdecirme de la opinión, no excesivamente favorable, que me suscitó su primera lectura. En cualquier caso a lo largo de esta reseña intentaré motivar y exponer los motivos  por los que me he sentido tan defraudado por esta novela.



Como ya es habitual y antes de entrar propiamente en el análisis de “Dispara, yo ya estoy muerto” de la escritora Julia Navarro, y por seguir un orden metodológico, empezaremos por esbozar, sucintamente, una sinopsis argumental de los hechos que acaecen a lo largo de esta voluminosa novela. Para este fin utilizaré la reseña que ha publicado la propia editorial Plaza & Janés que, en mi opinión, cumple sobradamente con el propósito que buscamos.



“Dispara, yo ya estoy muerto, de Julia Navarro, autora de otras novelas de éxito de la narrativa española como La sangre de los inocentes o Dime quién soy, es la apasionante historia de dos familias que persiguen sus sueños y luchan por sobreponerse a su propio destino. Una intensa y emocionada crónica de una saga familiar que ahonda en el vértigo de la condición humana al tiempo que propone una conmovedora reivindicación de que por encima de las patrias están las personas. Julia Navarro propone una ambiciosa novela de personajes, donde sus vidas se entrelazan con momentos clave de la historia. Varsovia, San Petersburgo, Jerusalén, París... son algunos de los escenarios de esta novela que, desde su enigmático título hasta su sorprendente final, esconde más de un misterio, mucha aventura y emociones a flor de piel. Hay momentos en la vida en los que la única manera de salvarse uno mismo es muriendo o matando. Marian Miller, cooperante de una ONG, debe realizar un informe sobre los asentamientos ilegales de los judíos en territorio palestino. Para ello pretende recoger las versiones de ambos lados, una decisión que la llevará a citarse en Jerusalén con Ezequiel Zucker, un anciano que tiene, como tantas personas, muchas cosas que contar e, incluso, algún secreto que ocultar... Así, como si se tratara de un enorme puzzle en el que encajar muchas y complejas piezas, el viejo Ezequiel le irá relatando la historia de su familia, mientras ella le ofrecerá la versión árabe”.



En mi primer me gustaría sugerir al amable lector de este análisis, que leyese la crítica que en su momento hice de la anterior novela de Julia Navarro, también publicada en este blog literario” (pulsa para leer la reseña de "Dime quien soy"). Esta sugerencia que me permito hacer es por la más que evidente identidad entre ambas novelas, tanto en su estructura como en su tratamiento. Si bien tengo que reconocer que, en mi opinión, “Dime quien soy” a pesar de no ser una gran novela, por lo motivos ya expresados en dicha reseña, es netamente superior a “Dispara, yo ya estoy muerto”.



Resulta muy sencillo simplificar la opinión de un libro limitándonos a decir “me ha gustado” o “no me ha gustado”, pero si lo que pretendemos es hacer un análisis literario serio y riguroso la cosa ya no es tan sencilla. En este análisis no me voy a detener únicamente en si lo que la autora nos cuenta (la temática) me ha resultado más o menos interesante sino que voy a intentar analizar el cómo nos lo cuenta (la técnica). Bajo esta premisa puedo ya adelantar que “Dispara, yo ya he muerto” me ha parecido una novela muy floja, en el que la autora vuelve a transitar por los errores, quede claro que es mi opinión, por los que ya deambulo, erráticamente, en su anterior novela. El problema de esta novela es ya desde su cimiento pues la autora ha optado por una estructura narrativa que no se sostiene y que solamente parece estar dirigida a una finalidad: intentar sorprendernos con el final del libro, pero, honestamente, creo que para este viaje no hacían falta esas alforjas, citando al refranero castellano. Por otra parte se trata de una novela muy “tramposa” en la que la autora lo fía todo a esa sorpresa final que, particularmente para mí no fue tal sorpresa porque Julia Navarro va a calcar ese mismo endeble esquema narrativo de su anterior novela. No resulta, pues, sorprendente que con el devenir de la novela veamos caer por tierra su arquitectura narrativa asentada en unos cimientos tan frágiles e inestables.



Como el lector comprobará las similitudes entre sus dos últimas novelas resultan especialmente llamativas. Personalmente me apena que Julia Navarro haya optado por seguir este camino narrativo en el que no he encontrado nada que me haya aportado algo nuevo. La autora se ha limitado a “calcar” un esquema ya caduco y acartonado en el que no ha hecho el menor esfuerzo por cambiarlo o, cuanto menos, “modernizarlo”. “Dispara, yo ya he muerto” es un folletín, en el sentido más peyorativo hilvanado con unas groseras costuras impropias de una escritora como ella. Leyendo la novela he sentido la sensación de que la autora mostraba un cierto hastío en algunos momentos de la narración. No sería justo si no reconociese que, puntualmente, Julia Navarro consigue algunos momentos de brillantez narrativa, pero son tan escasos… Tengo que reconocer, con toda honestidad, que echo de menos a la Julia Navarro de sus anteriores novelas antes de entrar en esta “deriva” de novelas históricas en las que, en mi opinión, la autora naufraga, fundamentalmente por su planteamiento. Estoy convencido de que si la autora hubiese narrado desde otra perspectiva la novela y con otra estructura narrativa, con toda seguridad, la  crítica de la novela (de las novelas) sería totalmente diferente.



En este caso esta reseña va a ser, excepcionalmente, breve porque, sinceramente, el análisis de esta novela, teniendo en cuenta todo lo ya referido en la crítica que hice a su anterior novela “Dime quien soy” y que es plena válida para esta, no da para mucho más. Ya sólo me queda desear de todo corazón que Julia Navarro vuelva a reencontrar su propia voz narrativa y, si pudiese decírselo, comentarle que abandonase este esquema que tanto daño le está haciendo en su carrera literaria. Os puedo asegurar que me duele mucho cuando tengo que hacer una crítica como esta porque sé el sacrificio y el ingente esfuerzo que conlleva la literatura pero, ante todo, debo ser honesto y fiel a mi conciencia y a mis lectores. Me consta que a mucha gente le ha gustado esta novela, pero eso no ha de ser óbice para que me adhiera cerrilmente a la opinión mayoritaria y por eso, aún a sabiendas de ir a contracorriente de la mayoría y como es lógico no voy a traicionar mi opinión, por otra parte muy meditada y estudiada.



Dicho todo lo cual y atendiendo a todo lo expresado con anterioridad, creo, con toda honestidad, que según mi manera de entender el arte literario, la puntuación más ajustada y que más justicia haría a la novela “Dispara, yo ya estoy muerto” de la de la escritora madrileña Julia Navarro, sería de un 5,00/10.


© Luis Alberto Cao


(Para ilustrar esta reseña os dejo el booktrailer de la novela y una entrevista que concedió la autora con motivo de la publicación de esta novela)





45 comentarios:

  1. Hola Luis: ( te recuerdo que soy Miranda ) te cuento que he estado en España el mes anterior, y realmente la difusión que he visto que tiene esta novela en las librerias de distintas ciudades donde he estado es muy grande. Te confieso que antes de comprarlo , preferí esperar a leer alguna crítica, ya que he coincidido plenamente contigo en la reseña de la anterior novela. Cada vez, se ve más este despliegue publicitario editorial de ciertos libros que no merecen la pena. Luego de leerte, he decidido no leer este libro. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Miranda siempre es un grandísimo placer saber de tí. Sabes que a pesar de la distancia te aprecio mucho. Pues sí este libro es un caso más de cómo se puede, gracias a una buena campaña publicitaria, encumbrar una novela de un escaso valor literario. Un beso amiga

      Eliminar
  2. Hola Alberto, pues me ha parecido tu reseña muy honesta. La verdad es que me interesaba leer esta novela, porque por comentarios de bastantes personas, decían que les había encantado. Pero a mi de daba un poco de temor adentrarme en la lectura de esta novela de casi 1000 páginas. Y te cuento por qué, ya el planteamiento me ha parecido un poco parecido al de su anterior novela, aunque sean dos argumentos distintos. Y tengo que reconocer que en su anterior novela, DIME QUIEN SOY, me la compré con mucha ilusión creyendo que sería muy buena novela, ya que había tenido tantas críticas positivas. Y resulta que al principio me estaba gustando la historia, pero a la mitad de la lectura, deje de leerla, porque me parecía que estaba siendo ya todo lo mismo, nada más que con diferentes escenarios y personajes. Creo que si la autora la hubiera escrito más corta, con 500 páginas habría condensado la sustancia y quizás hubiera estado mejor. Esa es mi opinión. Así que de momento, no creo que me lea esta novela, como mucho esperaré a que esté en las bibliotecas y al menos la hojearé a ver si me convence, pero con tu reseña, lo dudo mucho. Y si es verdad, que no gusta hacer críticas negativas de una novela, cuando al autor le ha costado tanto escribirla. Pero pienso que las buenas novelas no tienen que ser mejores por tener más páginas. A veces lo breve pero bien hecho gusta más. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Pilar muchas gracias por tu comentario que suscribo palabra por palabra. Efectivamente con la mitad de páginas pudiese haber mejorado. Aunque, en mi opinión, su problema ya viene desde la propia estructura narrativa del relato, que es exacta a la de la novela "Dime quien soy". Lo único que, dentro de esa limitación esta última es bastante mejor. Un beso amiga

      Eliminar
  3. Opino lo mismo que tú con respecto a la narrativa de Julia Navarro. Dime quien soy me decepcionó bastante y ya no me atrevo a leer nada más de ella...Con tu reseña me lo confirmas. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga Baby un placer coincidir contigo en nuestra opinión. Un beso

      Eliminar
  4. Creo que ya te lo he dicho muchas veces: si hay algo que me gusta de este blog es la honestidad, algo que valoro muchísimo a la hora de guiarme en mis lecturas. Agradezco enormemente que haya personas que den su opinión sin faltar pero de forma tan sincera. "Dime quien soy" me entretuvo pero a la vez la encontré un poco decepcionante, por eso he sido cauta con la nueva; tenía curiosidad porque me gusta esta autora pero no sabía si atreverme, ahora creo que no lo haré. Una lástima que Julia Navarro haya dado este paso en falso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amiga Rebeca de Winter por tus amables y cariñosas palabras, como siempre y por haberte tomado la molestia de dejar este comentario tuyo en el blog. Un beso amiga

      Eliminar
  5. Gracias por tu reseña,sienpre esta bien leer todas las opiniones,y si se ha encasillado quizas esas criticas puedan ser un toque de atención,besotes

    ResponderEliminar
  6. Yo también leí "Dime quien soy" y francamente, me pareció una novela demasiado ambiciosa e inverosímil (no se puede abordar toda la historia del siglo XX de la mano de un personaje). La novela también me defraudó y cuando vi el nuevo libro de Julia Navarro presentí que iba a ser más de lo mismo (otra novela de muchas páginas pero de poca calidad). Yo también espero que Julia Navarro encuentre un camino narrativo más interesante.
    Gracias por tus reseñas, siempre orientadoras y acertadas.
    Saludos,
    Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa por tu comentario, que suscribo plenamente. Creo que Julia Navarro es, a pesar de todo, una buena escritora y también deseo fervientemente que reencuentre su camino literario. Un beso

      Eliminar
  7. Muchas gracias amiga Susana por dejar tu comentario. Un beso y bienvenida

    ResponderEliminar
  8. Hola Luis,

    Me sentía un bicho raro. Estoy en la primera parte de la novela (en rusia) y he seguido más por voluntad que por gusto. Me disgusta dejar un libro sin terminar, pero es que no me despierta ningún sentimiento. Los diálogos son superficiales, 'sencillos', inverosímiles en unos personajes en ese momento y lugar. No he léido 'Dime quién soy' y creo que no lo voy a leer, aunque sea mejor que este. Gracias por las críticas y pedirte que sigas siendo tan imparcial como hasta ahora; sin 'alinearte' con nadie, ni 'alienarte' tampoco. Cristóbal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amigo por tu interesante e ingenioso comentario, así como por esa ingeniosa paronomasia final. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  9. En primer lugar, felicitarle por haber sido capaz de leer dos veces las 900 páginas de este mamotreto. Y es que realmente tiene mérito. Aunque más mérito tiene escribirlas. Básicamente la secuencia de la "obra" es la siguiente: creo un montón de personajes. Con ayuda de Google los sitúo en una época convulsiva y para que los pobrecitos lectores no se pierdan convierto el texto extraído de internet en un diálogo en boca de los personajes, lo que suena de lo más ficticio y antinatural... dos o tres personajes teniendo una conversación sobre batallitas, desgracias y conflictos políticos de los que saben más que los mismos políticos del momento. Esto lleva a frases absurdas como las de un judío que se exilia de Rusia que dice algo así como: "el año pasado, en 1919, mi familia y yo...". Sí, ya sé que es un recurso para situar la acción, ¡pero os imagináis a alguien diciendo "el año pasado, en el 2012, me fui de vacaciones a Benidorm"? Cuando hay que avanzar con los hechos históricos o se han agotado las líneas argumentales pasamos a la solución de a) matarlos, b) que aparezcan nuevos personajes de la nada, c) que se mude alguien de un sitio muy conflictivo y nos ponga, de paso, al corriente de la situación política de ese país. Por otro lado, los personajes (tantos y tan simples que se necesita un excel para recordarlos y no perderse en la, por otro lado, anodina trama) son tan cansinos y planos que es imposible identificarse con alguno (a no ser que seas cansino y plano) y, mucho menos, llegar a apreciar a alguno de ellos. Es más, en muchos casos estás deseando que pase lo inevitable, que se muera en unas 200 páginas.
    En fin, por libros como este sigo desconfiando de los libros ladrillo, con pequeñas excepciones (señora navarro, léase el Pickwick o si quiere hacer folletín, a Dumas) y no digamos de los best-sellers. Aun así, léanlo y juzguen por sí mismos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amigo Xavier por tu interesantísimo comentario que suscribo totalmente. Es un placer contar con "comentaristas" como tú que nos enriquecen tanto a todos. De nuevo te doy las gracias por tu aportación. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Muchas gracias por tu blog, es la primera vez que lo leo. Totalmente de acuerdo con tu opinión, sobre el libro, le falta orden, agilidad, y consigue perder el interés para leer.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras amiga Gloria y sé bienvenida a ésta tu casa. Un beso

      Eliminar
  11. Hola Luis, Me llamo Teresa y hace bastante tiempo que sigo tu blog, De hecho, siempre que termino de leer un libro acudo a él para ver si lo has comentado (nunca antes) y coincido casi siempre contigo, lo cual me encanta porque haces unas reseñas muy brillantes.
    Parece ser que a mí me gustó más Dime quien soy que a tí o a varios seguidores de tu blog: ciertamente el personaje de Amelia es inverosímil, pero la novela me gustó. Dispara, yo ya estoy muerto me demuestra que "si algo funciona para qué cambiarlo": es calcada la estructura, todo montado para un final sorpresa, parece obligatorio que la novela tenga muchas páginas, de las que la mitad sobran, los personajes son cansinos, planos, no transmiten ninguna emoción y mira que el tema da de sí y, en pocas novelas he advertido tantos errores de sintaxis como en esta, lo que me lleva a pensar que la autora no relee lo que escribe. Ciertamente, una decepción.

    ResponderEliminar
  12. Hola amiga Teresa. En primer lugar se bienvenida a esta tu casa. Te agradezco mucho tus bonitas palabras hacia mi trabajo y me alegra que seas habitual lectora de mis reseñas. Como bien dices, en el caso de "Dispara, yo ya estoy muerto", Julia Navarro "calca" el esquema de su anterior novela. Creo que lo has definido muy bien en tu comentario. Un beso y es un placer contarte entre mis amigos.

    ResponderEliminar
  13. Me gusta tu blog y coincido con muchas de las opiniones sobre las novelas que has reseñado. Con respecto a la última novela de Julia Navarro, suscribo la critica al 100%. Aunque Dime quien soy tenía muchos problemas, me pareció una novela entretenida. Pero no es el caso de su última novela que repite de nuevo el mismo esquema, y se hace muy pesada. Es una pena, creo que Julia Navarro con menos paginas y menos pretensiones podría haber escrito una mejor novela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias MAP por tu seguimiento y haberte tomado la molestia de compartir con todos nosotros este comentario. Estoy totalmente de acuerdo contigo especialmente con la última frase. Un abrazo amigo

      Eliminar
  14. Totalmente de acuerdo con usted. Tanto en lo que se refiere a la última novela de Navarro como a la anterior. Me ha sido imposible acabar ninguna de las dos, y lo he intentado de verdad, pero con la cantidad de libros que hay por leer y el poco tiempo del que dispongo, no puedo gastarlo de est manera. Es la primera vez que leo este blog y me ha sorprendido gratamente, lo seguiré. Un saludo. Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le agradezco mucho, amiga Ana, que se ha haya tomado la molestia de escribir este comentario. Y estoy muy de acuerdo conque el tiempo que disponemos está tasado por lo que hay que ser muy selectivo con las lecturas. Gracias y un abrazo

      Eliminar
  15. Estimado amigo, también he leído la novela como buena seguidora de Julia Navarro. La primera novela que leí de ella me entretuvo muchísimo y disfruté con su trama y desarrollo hasta el final: ¨La hermandad de la sábana santa". Después me animé con "Dime quién soy", con el que empecé siéndole infinitamente fiel pero terminé odiando al personaje. Es imposible que con tantos tropiezos en una vida se sigan cometiendo uno tras otro, sin aprender nada de ellos, hasta el final de la novela. Y como seguidora y amante de la historia me lancé con los ojos cerrados leer ¨Dispara,...¨, en la que sólo sentí fuerza y sentimientos en los relatos de lo ocurrido en los campos de concentración de la 2ª Guerra Mundial. Lo demás pasaba sin pena ni gloria, cuando un personaje nos dejaba no te quedaba gran sentimiento. Se iba sin más. Ha sido una sensación de bucle del que no veías el final, que volvías otra vez a lo mismo, muchos episodios de la historia -tan importantes y tan extensos- aquí sólo se han perfilado tímidamente. Un placer descubrirte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amiga anónima por tu amable comentario. Efectivamente, creo que esas sensaciones que has sentido las hemos vivido todos leyendo este libro. Para mí también es un placer contar con un lectora como tú. Un beso y gracias amiga mía.

      Eliminar
  16. Hola Luis Alberto
    Soy nueva en tu mundo pero concuerdo plenamente con tus comentarios. Estaré pendiente de seguirte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amiga mía y bienvenida a ésta tu casa. Un beso

      Eliminar
  17. a mí el libro no es que no me haya gustado...si te gusta mucho la historia como es mi caso, tiene un pase. Pero me parece que para entretener como novela le sobran infinidad de datos, se puede contar lo mismo con menos detalles y convertiría la historia en algo mucho más ameno.

    ResponderEliminar
  18. Hola.

    Acabo de terminar esta novela y me ha resultado francamente floja. Todos los personajes sufren unos hechos terribles pero sus emociones no me resultan perceptibles. Para mí, la novela consiste exclusivamente en relatar una sucesión de hechos ordenados en el tiempo, descritos de una forma excesivamente explícita y envueltos en una aureola de sentimentalismo que no ayuda precisamente a emocionar al lector (o a esta lectora en particular). Por otra parte, tampoco he sido capaz de percibir ese sufrimiento de los personajes. Entiendo que su descripción carece de la profundidad y complejidad que todo perfil psicológico ha de presentar (no necesariamente de forma explícita) para resultar creíble.

    En cuanto al lenguaje utilizado, me disgusta la repetición de determinadas expresiones demasiado identificables con un mínimo intervalo de páginas. Da la sensación de que en algún momento la autora se topó con lo que ella consideraba un hallazgo lingüístico audaz, y consciente o inconscientemente lo repitió en demasiadas ocasiones.

    Por último, me permitiré hacer una comparación (asumiendo que es un tanto limitada, ya que pueden encontrarse muchos matices en dicha comparación) entre tres novelas que tratan la temática de la intolerancia religiosa en determinadas épocas históricas, intolerancia que provoca un gran sufrimiento en sus personajes (bueno, más que una comparación es una puntuación):

    1. La Catedral del Mar - Pésima.
    2. Dispara, yo ya estoy muerto - Regular.
    3. El Hereje - Excelente.

    Y nada más. Gracias por darme la oportunidad de expresar mi punto de vista y gracias a todos Vds. por compartir sus opiniones. Emilia.

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias a mí por tu fundamentado e interesante comentario. Sabes que ésta es tu casa y siempre será bienvenida. Y gracias a tí por enriquecernos, con tu opinión, a todos nosotros. Un beso amiga Emilia

    ResponderEliminar
  20. Esta es la primera vez que escribo en este blog, la verdad que el libro me ha parecido decepcionante. Así de simple....

    Copia la temática de Dime quien soy, con un final... que bueno quien se haya leído ambas novelas -como es mí caso- no le ha podido sorprender..... es más de lo mismo....

    Tal como Julia Navarro hizo con la Blibia de Barro y La Sangre de los Inocentes copiar la estructura de la Sabana Santa, copia a su vez del Ocho de KNeville, vamos lo que me lleva a otra conclusión; exprime siempre que puede la gallina de los huevos de oro.

    Deseo que esta escritora de un giro y recapacite sobre su forma de escribir... Respecto a mí nota la dejaría en un 3.5/10

    Luis, permíteme que te hable así, muchas gracias por tú blog!!!!!!!!

    Un abrazo, Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amigo Pablo por tu comentario, por cierto muy interesante. Se bienvenido a este blog y sabes que esta es tu casa y que tus comentarios siempre serán muy apreciados por todos nosotros. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  21. Acabo de terminar el libro dispara yo ya estoy muerto no me gusto muchas paginas me esperaba otra cosa me gusto màs dime quien soy

    ResponderEliminar
  22. Acabo de terminar el libro y me ha defraudado bastante. Es el primer libro de esta autora que leo por lo que no puedo comparar con otros.
    Me da la sensación de que es un libro muy caótico, en la descripción de los personajes, en los datos, para mi gusto le falta orden y estructura.
    Por otra parte, es la primera vez que visito este blog y no será la última.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Lo he terminado de leer porque no dejo ninguno a medias, pero realmente lo que cuenta es demasiado sencillo. La historia real, tanto de lo que ocurre en Palestina como lo que hicieron los nazis es más interesante. Muchos de sus relatos son repeticiones de la historia real. El engarce entre lo que pasó y lo que pasa en su novela...ni me emociona ni me llama la atención. Novela gorda, pero insustancial. No hay nada nuevo, y se repiten muchos algunas historias... como la de los cigarrillos de Egipto... Parece una copia de las novelas de ahora... tipo Pilares de la Tierra, El medico, etc. Leído uno... los demás sobran.

    ResponderEliminar
  24. Juan Alonso (Serpetiam)17 de marzo de 2014, 17:55

    Veo que definitivamente Julia Navarro no podría ser mi escritora. Recuerdo cuando todo contento me compré el libro La Biblia de Barro y descubrí hasta que punto podía ser soporífera una novela. Nada de lo que esperaba encontrar con ese título hallé. Todos los personajes me parecieron odiosos, incluso los que se suponía me debían caer bien. Ahora viendo esta reseña, veo que la escritora sigue escribiendo libros sin ningún interés para mí.

    ResponderEliminar
  25. Con todos mis respetos Doña Julia no sabe escribir. No soporto las acotaciones que hace en los diálogos. En pag 23 de Dime quien soy:
    - Gracias! Es usted...- exclamé lleno de agradecimiento
    Si dice gracias entre signos de exclamacio Por q en la acotación repite lo mismo: exclamé lleno de agradecimiento
    Y similares en muchos dialogos

    ResponderEliminar
  26. muchísimas gracias por sus valiosos análisis. a veces se siente uno muy solo cuando tiene que ser el aguafiestas de la euforia colectiva que crean estos bestsellers. pero, bueno, si le preguntan a uno que piensa de un libro...se debe decir la verdad no? saludos y por favor, alguien dígame si considera el final sorpresivo o disparatado. gracias

    ResponderEliminar
  27. hola, he leído la novela, es lo primero que leo de esta autora, la primera mitad me ha resultado muy interesante, luego se hace lenta , demasiado descriptiva, creo que le sobran 100 páginas o más y me gustó el final, pienso que es más atrapante que buena, siempre atenta a tus críticas , gracias por la honestidad de las mismas

    ResponderEliminar
  28. Luis Alberto:
    Suscribo totalmente tus impresiones sobre esta novela. A mí tampoco me satisfizo plenamente y así lo expuse en la reseña que sobre la misma hice en agosto o septiembre en mi blog.
    En el fondo la Navarro viene a apoyar mi opinión (te la manifesté en el comentario sobre tu reseña de la novela de Pilar Eyre) sobre estos periodistas que cambian la tertulia televisiva por el escaparate literario del best seller.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Buenas
    Terminé de leer el libro hace pocos días, decir que se me hizo pesado en varias ocasiones, pero si que me picaba la curiosidad por seguir. No me ha resultado un gran libro, aunque he de decir que se aprende bastante sobre los acontecimientos históricos de la época que la mayoría de las personas pasamos por alto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Buenas.
    Se hace bastante pesado en algunas ocasiones. Es bueno en cuanto a contenido histórico, ya que se aprende bastante pero por lo demás... poco hay que decir.

    ResponderEliminar
  31. Hola.
    Leyendo estas opiniones me quedo más tranquila porque la verdad opino lo mismo. Soy persona a la que no le gusta dejar libros a medias y juro que a pesar de que lo intenté con todas mis fuerzas fui incapaz de acabarlo. En ningún momento me enganchó a pesar de que trata un tema sin duda interesante.
    También es posible que no fuera el momento y que un poco más adelante vuelva a él y opine de otra manera pero ahora mismo está abandonado en la estantería.
    Me preocupaba un poco leer por todas partes críticas llenas de alabanzas y llegué a pensar que el problema no era el libro si no yo.
    De todas formas tengo que decir que ya "Dime quien soy" no me resultó muy creíble a pesar de que sí me enganchó y lo leí bastante rápido

    ResponderEliminar
  32. La novela es interesante por lo que tiene de historia, porque da a conocer muchos hechos que no todo lector sabe. Pienso que la parte en que la acción transcurre en Rusia es intrigante y rica en sucesos y personajes significativos, aunque ya ahí se vislumbra la incapacidad de la autora de presentar unos personajes con rasgos definidos. La parte en que la acción transcurre en Palestina es demasiado larga, pesada, lenta... (estuve a punto de dejar de leerla a mitad, pero hice el esfuerzo de terminarla) Y me parece muy interesante la parte en que habla de la II Guerra Mundial y los horrores del nazismo en los campos de concentración. Espeluznante. Pero en mi opinión le faltan varias cosas:
    -Puslo narrativo, oficio de narrador.
    -Elegancia de estilo. No es que haya que escribir como Juan Manuel de Prada (Dios nos libre), pero sí se echa de menos un mayor dominio del idioma. Yo diría que a veces es un español demasiado "periodístico".
    -Muchos diálogos son banales del tipo: "-Vete a descansar. -Sí, me hace falta" (no es cita real). Vacíos. Existe una cosa que se llama estilo indirecto con el que el narrador aligera el discurso directo. La autora hace uso de esto una o dos veces.
    -REsúmenes de la acción para acelerar el ritmo de la narración.
    -Los contenidos históricos se transmiten en forma de diálogos donde se da por supuesto el papel de muchos personajes que el lector no conoce. Además de que esa forma de presentación no es natural.
    -El final es efectista (y, con perdón, bastante tonto). Qué manía con imaginar que una novela es un guion de película. Las películas (la mayoría) son superficiales. Un lector es más exigente que un espectador de cine. Hay muchas novelas llevadas al cine, incluso de Stephen King, que dan la explicación a ciertos quiebros sorprendentes de la película. En este caso, la misma novela presenta una situación forzada, demasiado peliculera, que da hasta vergüenza ajena. Qué macho era el padre de la María española. Menos lobos, caperucita.
    Perdón por el sarcasmo. Felicito a la autora por todo el trabajo de documentación, por su capacidad para crear una historia-saga con tantos personajes entrelazados, calcular sus edades, etc. Por ser capaz de vender tantos ejemplares de libro tan gordo. Enhorabuena.
    Yo sé que la autora no pretende ser "literata", no le hace falta. Pero me sorprende que la prensa aúpe con tanto entusiasmo una novela como esta, que no necesita promoción.

    ResponderEliminar