sábado, 23 de mayo de 2020

Si esto es una mujer. Lorenzo Silva y Noemí Trujillo.



Título: Si esto es una mujer
Autores: Lorenzo Silva y Noemí Trujillo.
Editorial: Ediciones Destino.
Colección: Áncora & Delfín
ISBN: 9788423355723
Fecha 1ª edición: 21 de mayo 2019.
Páginas: 320.




«La maldad acostumbra a crecer entre los hombres más allá de todo límite,
y si se ve guiada por la licencia que da la impunidad de hacer daño a los que
caen en su poder, puede llegar a extremos que superan la imaginación»
(“Historia secreta”, Procopio de Cesarea)




Dicebamus hesterna die (cómo decíamos ayer)”. Creo, amigo lector, que no tengo otro modo de iniciar esta crítica que encabezarla con aquella famosa frase que, según la tradición, pronunció Fray de Luis de León cuando, restituido en su cargo, subió a su cátedra después de tantos años de prisión que le mantuvieron apartado de la docencia. La misma frase que, precisamente, y probablemente de un modo apócrifo, pronunció allí mismo, en la Universidad de Salamanca, D. Miguel de Unamuno después de la restitución en su empleo tras la dictadura del general Primo de Rivera. Pues bien, a pesar de mi osadía al utilizar estar frase, por tratarse de un pobre y humilde bachiller como yo, me ha parecido la más adecuada para recuperar este largo paréntesis de silencio, que por múltiples causas y motivos, que no vienen al caso, ha transcurrido desde mis últimas reseñas.



Dicho lo cual, y para no restar más tiempo a lo importante, que es el análisis de la novela objeto de nuestro estudio, vamos a pasar a su minuciosa disección, dentro de las posibilidades “espaciales” de una reseña literaria. “Si esto es una mujer” es la última novela publicada “a cuatro manos” por el matrimonio de escritores formado por Lorenzo Silva y Noemí Trujillo. Siempre, por lo general, suele resultar interesante el ejercicio de la literatura a cuatro manos aunque hay que reconocer que no suele ser una práctica muy habitual dentro de la historia de la literatura. Ya desde un primer momento y para centrar el tono general de este análisis, me gustaría destacar, en mi opinión, una de sus principales características, desde un punto de vista literario, que es el oficio de los autores. Esta novela podría ser un buen ejemplo para los jóvenes autores noveles que buscan un lugar en este mundo de la literatura. En “Si esto es una mujer” los autores nos van a dar una lección magistral de cómo funciona el oficio de escribir y trataré a lo largo de este análisis explicar el porqué de esta aseveración. Aunque tengo que reconocer que no es, ni mucho menos, una de las mejores novelas de los autores (ni a cuatro manos, ni individualmente) aunque dado su talento y oficio no sea una novela, ni mucho menos, desdeñable.



Siguiendo la metodología de análisis habitual creo que lo más adecuado en estos momentos y antes de acercarnos a su estudio, propiamente dicho, sería pergeñar, aunque sea someramente, la sinopsis argumental de la novela para así centrar y acotar el objeto de esta crítica. Para lo cual he adoptado, por parecerme adecuada, la sinopsis que publica la propia editorial:



La inspectora de homicidios Manuela Mauri lleva siete meses de baja cuando recibe la visita de la oficial Guadalupe Larbi para pedirle que se reincorpore al trabajo: sólo ella, le dice, tiene la autoridad y el empuje necesarios para sacar adelante una complicada investigación en la que la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid no consigue avanzar.

Tres meses atrás aparecieron restos humanos en los vertederos de Pinto y Valdemingómez. Pese a haber dedicado ingentes recursos, no se ha encontrado el cadáver completo y no hay una sola pista de la autoría del crimen. Y lo que es peor: tres meses después sigue sin identificarse a la víctima. Manuela se enfrentará de esta manera al mayor desafío de su carrera como inspectora de homicidios: la Operación Vertedero.

La búsqueda de la verdad pondrá de nuevo a Manuela en el punto de mira de sus compañeros y superiores, que han perdido la confianza en ella por los hechos acaecidos en torno al suicidio del inspector jefe Alonso, por los que Manuela quedó injustamente salpicada.

Una novela que señala los puntos oscuros de nuestra sociedad, cuestionando nuestra ceguera ante el sistema en el que vivimos. Ante todo lo que la ciudad desecha y que, nos guste o no, la define”.




Con intención de sistematizar y optimizar todo el material recogido durante la lectura de “Si esto es una mujer” que suma más de diez folios escritos con una abigarrada caligrafía, intentaré detenerme en las columnas miliares que sustenta el edificio narrativo. Uno de los puntos determinantes a la hora de escribir una novela, como creo que ya conocerán todos los amigos que siguen este blog literario, es la posición del narrador. En esta novela los autores han decidió narrar la historia desde el punto de vista de la protagonista, la inspectora Manuela Mauri en primera persona. Esta decisión nos permitirá acompañar a la investigadora en un plano de igualdad respecto a la investigación (por así decirlo iremos conociendo los acontecimientos narrados a la vez  que la protagonista). Casi toda la novela, ahora explicaré el porqué el casi, está narrada linealmente y sin ningún tipo de omniscencia por parte de la narradora. Este punto de vista resulta tremendamente satisfactorio en una novela inscrita en el género negro. Sin embargo, los autores en un momento dado, nos hacen una trampa para sostener el interés del relato. Lógicamente no voy a destripar la novela. Nada más lejos de mi intención. La novela comienza, en el capítulo uno, con lo que parece ser una declaración de un crimen cometido por un sospechoso. Pero sugeriría al lector que prestase atención a la elipsis narrativa que, con mucha habilidad y oficio hacen los autores, para no darnos una información importante que es esa declaración de uno de los sospechosos que de alguna de las maneras parece remitirnos a esa declaración, en primera persona, con la que comienza el texto. Siempre he creído, y varias veces lo he comentado a lo largo de la existencia de este blog literario, que la literatura, y muy especialmente la novela negra, tiene mucho que ver con la prestidigitación en la que el mago distrae nuestra atención para poder llevar a cabo su truco de magia y dejarnos con la boca abierta.



“Si esto es una mujer” es un texto claramente deudor de la saga de Chamorro y Bevilacqua de Lorenzo Silva, aunque tengo que reconocer, con toda honestidad, que queda por debajo del altísimo nivel de aquélla. De hecho, y para reforzar ese indubitable vínculo existente, los autores nos hacen un guiño con un cameo del benemérito  subteniente Rubén Bevilacqua. En esta novela los autores nos proponen un texto que fluye con naturalidad, con tanta naturalidad, que en ningún momento el lector es capaz de percibir todo el aparataje que sostiene la arquitectura de la novela. Y ese, en mi opinión, es una de las grandes virtudes de este texto y uno de los ejemplos más palmarios de cómo hay que escribir una novela con oficio. Si centramos nuestro análisis en la caracterización de los personajes podremos comprobar que los autores no han querido perder tiempo, desviando la atención de los lectores en una excesiva caracterización de los personajes. Esa pobreza en el trazo, que puede que a algunos lectores les pueda parecer insuficiente, es una consecuencia directa de la decisión, en mi opinión muy acertada de, como comenté un poco más arriba, hacer descansar la narración en la voz de la protagonista. A excepción hecha de la inspectora, que a través de su narración nos permite penetrar en su interior, el resto de los personajes aparecen difuminados y apenas pergeñados, siendo en muchos casos meramente episódicos.



Otro de los puntos que me interesaría destacar en este análisis y lo digo con admiración como crítico literario es que “Si esto es una mujer” es una novela adscrita al género policíaco en el que, sin embargo, la investigación, propiamente dicha, no resulta excesivamente relevante. Intentaré explicar esta aparente “contraditio in terminis”. En esta obra los autores no nos proponen una minuciosa investigación policial al uso. Por así decirlo los autores nos ofrecen una novela en la que lo más importante no es, tal vez, la resolución y clarificación del hecho delictivo sino más bien una reflexión, pesimista, en la línea de Bevilacqua de nuestra sociedad. También nos acercaremos a la realidad de nuestro Cuerpo Nacional de Policía y de las personas que lo componen. Creo que es, precisamente en este punto, en dónde los autores ponen la lupa y el foco de atención más que en la propia resolución del caso policial.



Esta novela, como el resto de las novelas de los autores, tiene un trasfondo de crítica social y de amargura respecto a la condición humana. Sus personajes, empezando por la propia inspectora Manuela Mauri, están desengañados y desilusionados de la sociedad. Sin embargo a través de sus personajes veremos que, a pesar de todo, siempre queda un atisbo de esperanza, de confianza, en el ser humano. Creo que este fragmento que voy a transcribir parece que podría ser escrito y dedicado para cualquiera de nosotros:



“Hacía tiempo que no me sentía tan bien. No lo teníamos todo claro, o no teníamos nada, mejor dicho; tal vez la vida no fuera más que eso, ir dando pasos en un largo camino de incertidumbres, donde los problemas al final se solucionan de forma improvisada según se van presentando. Nunca logramos tener una seguridad absoluta en nada, y al pensar esto me acordé contra mi voluntad de aquel poema por el que no había querido ni quería preguntarle, pero en medio de la oscuridad sentí una plenitud difícil de explicar y que podía resumirse, quizá, en el hecho de comprobar, una vez más, que Alberto era una apuesta buena y consistente, la mejor que había hecho hasta entonces”.



No cabe la menor duda que estamos ante una nueva saga de novelas que protagonizará la inspectora Manuela Mauri. Resulta evidente porque “Si esto es una  mujer” nos deja abiertas algunas líneas argumentales que, con toda seguridad, se irán desarrollando en sucesivas entregas, porque, como decía con anterioridad, los autores han asentado más las bases de caracterización del personajes principal así como sus relaciones sociales, laborales y sentimentales primándolas sobre la investigación del crimen que, en mi modesta opinión resulta apenas esbozado y poco desarrollado.



A modo de resumen y para no alargarme excesivamente en el análisis de la novela, me gustaría para terminar incidir en algunas consideraciones. En líneas generales “Si esto es una mujer” me ha parecido una novela interesante, entretenida y escrita con mucho oficio e inteligencia. También tengo que reconocer que, a pesar de lo dicho, es una novela que todavía no alcanza el nivel de algunas otras novelas de los autores. Por otra parte insisto en que es una novela de lectura obligatoria para quienes quieran aprender el oficio de escritor. Como probablemente ya sepan los lectores habituales de este blog, “Las bizarría de Belisa” tiene una sección dedicada a los autores noveles en las que muchos autores me envían sus obras para que les dé mi opinión y les oriente. Saco a colación este tema porque, desde un punto de vista meramente léxico, se observa que el uso lexicológico del lenguaje que hacen los autores es el propio de la gente de la calle. En la mayoría de los casos, los autores noveles al escribir utilizan un léxico excesivamente recargado y ampuloso impropio y extraño al lenguaje que se utiliza por la mayoría de los hablantes. Y, en la mayoría de los casos, ese uso lingüístico lejos de mejorar la calidad literaria del texto lo que hacen es perjudicar su lectura y comprensión. Por último, creo honestamente que “Si esto es una mujer” es un libro interesante y que merece la pena leerse para entretener estos tiempos de confinamiento, de crisis y de sufrimiento.



Dicho todo lo cual y considerando todos los méritos aducidos, y atendiendo a todas la razones expuestas con anterioridad creo que la puntuación más ajustada y que más justicia hace a la novela “Si esto es una mujer” escrita al alimón por Lorenzo Silva y Noemí Trujillo sería de un 6,5/10.



(A modo de ilustración de esta reseña comparto con vosotros un video de la presentación de la novela)



3 comentarios:

  1. Muchísimas gracias por compartir el vídeo de presentación del libro ����♥️��️ Me parece muy interesante que haya escritor@s que publique o les permitan escribir sobre casos de víctimas reales de nuestra sociedad y que supongo "no podrán dar información detallada porque pertenece a una investigación policial que puede que esté finalizada por falta de pruebas.
    Copio una frase que usted ha escrito en su articulo de presentación de este libro "Si es una mujer": Pero sugeriría al lector que prestase atención a la elipsis narrativa que, con mucha habilidad y oficio hacen los autores, para no darnos una información importante que es la declaración de uno de los sospechosos.

    Bueno, bajo mi humilde opinión desconocemos parece que el caso no ha podido ser resuelto y por ello entiendo que no escriban más allá de lo que es la realidad.
    Pero me parece, que merece la pena leer el libro tan solo por tratarse de un hecho real.
    Muchas gracias por compartir en su blog la existencia de este libro ��������️

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias amigo/a anónimo/a por tu amabilidad al escribir este comentario. Y te lo agradezco especialmente porque vuestros comentarios son los que realmente enriquecen este blog. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Últimamente estoy enganchada a series de investigación y policías. Este libro será el siguiente que lea.

    ResponderEliminar